Hoy es día de buenas noticias y nosotros callamos

El egoísmo es el sentimiento que predomina en quien, habiendo encontrado un gran bien, lo reserva solo para él negándole la misma dicha a los demás.

El creyente ha encontrado en  Cristo un gran bien e imperioso es que ayude a otros a encontrarse con la misma dicha. El motivo de estas palabras es que no siempre estamos tan dispuestos a hacerlo.

Cuenta la Biblia sobre unos hombres hambrientos que encontraron gran cantidad de comida y lo compartieron con el resto de sus hambrientos compatriotas para que también ellos saciaran su necesidad.

2Ki 6:24-25 PDT  Después de esto, Ben Adad, rey de Siria, reunió a todo su ejército y rodeó y atacó la ciudad de Samaria.  (25)  Los soldados no permitían que nadie entrara a la ciudad con alimentos, por eso hubo una gran escasez de alimentos en la ciudad. Fue tanta el hambre que la cabeza de un burro se vendía por ochenta monedas de plata y dos tazas de estiércol se vendían por cinco monedas de plata.

A tal punto había llegado el hambre que las madres estaban cocinando a sus hijos.2Ki 6:29 PDT  Así que hervimos a mi hijo y nos lo comimos. Al otro día le dije: “Dame a tu hijo para que lo comamos, pero ella lo escondió”.

Tal era la desesperante situación de la ciudad, pero cuando creían que no había esperanza algo ocurrió.

2Ki 7:3-7 BAD  Ese día, cuatro hombres que padecían de lepra se hallaban a la entrada de la ciudad.-¿Qué ganamos con quedarnos aquí sentados, esperando la muerte? -se dijeron unos a otros-.  (4)  No ganamos nada con entrar en la ciudad. Allí nos moriremos de hambre con todos los demás, pero si nos quedamos aquí, nos sucederá lo mismo. Vayamos, pues, al campamento de los sirios, para rendirnos. Si nos perdonan la vida, viviremos; y si nos  (5)  Al anochecer se pusieron en camino, pero cuando llegaron a las afueras del campamento sirio, ¡ya no había nadie allí!  (6)  Y era que el Señor había confundido a los sirios haciéndoles oír el ruido de carros de combate y de caballería, como si fuera un gran ejército. … (7)  Por lo tanto, emprendieron la fuga al anochecer abandonando tiendas de campaña, caballos y asnos. Dejaron el campamento tal como estaba, para escapar y salvarse.

Increíble, un gran milagro había ocurrido. aquellos que estaban jugados a la muerte encontraron un gran banquete que los sacaría de tan triste situación.

Pero esto es sobre lo que quiero llamar la atención: mientras la ciudad estaba condenada a muerte por el hambre ,Dios ya había provisto la liberación y salvación de la cual disfrutaban solamente aquellos cuatro.

2Ki 7:8 RV60  Cuando los leprosos llegaron a la entrada del campamento,  entraron en una tienda y comieron y bebieron,  y tomaron de allí plata y oro y vestidos,  y fueron y lo escondieron;  y vueltos,  entraron en otra tienda,  y de allí también tomaron,  y fueron y lo escondieron.

El egoísmo les cegaba al dolor que sufrían sus compatriotas, hasta que…2Ki 7:9 RV60  Luego se dijeron el uno al otro:  No estamos haciendo bien.  Hoy es día de buena nueva,  y nosotros callamos;  y si esperamos hasta el amanecer,  nos alcanzará nuestra maldad.  Vamos pues,  ahora,  entremos y demos la nueva en casa del rey.

Este pasaje tiene muchas similitudes con el mensaje de salvación en Cristo. Como aquellos morían de hambre la humanidad toda muere espiritualmente a causa del pecado. Pero también “hoy es día de buena nueva”, Dios ha provisto ya el medio de salvación y liberación en Cristo Jesús. Esta liberación, como aquella, no es fruto de un esfuerzo  humano sino que ha sido concretado por Cristo en la cruz.

Cuando Eliseo anunciaba lo que iba a suceder un hombre fue incrédulo a sus palabras y esa falta de fe significó su muerte.2Ki 7:2 RV60  Y un príncipe sobre cuyo brazo el rey se apoyaba,  respondió al varón de Dios,  y dijo:  Si Jehová hiciese ahora ventanas en el cielo,  ¿sería esto así?  Y él dijo:  He aquí tú lo verás con tus ojos,  mas no comerás de ello….(17) Y el rey puso a la puerta a aquel príncipe sobre cuyo brazo él se apoyaba;  y lo atropelló el pueblo a la entrada,  y murió,  conforme a lo que había dicho el varón de Dios,  cuando el rey descendió a él.

Hasta esto ejemplifica lo que sucederá con aquellos que no están dispuestos a creer en la buena noticia de salvación en Cristo pero mi intención no es presentar un mensaje evangelístico sino de exhortación a los creyentes.

Observe las palabras de los leprosos: “…Hoy es día de buena nueva,  y nosotros callamos…”

Estimado hermano, desde que Cristo murió y resucitó estamos viviendo ese “hoy”, ese tiempo de “buenas nuevas”. 2Co 6:2 RV60  Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable;  he aquí ahora el día de salvación.

Y no solo en esto nos vemos identificados sino también en que muchas veces “nosotros callamos”

La Biblia dice: Rom 10:13-14 BLS  Pues la Biblia también dice: “Dios salvará a todos los que lo llamen”.  (14)  Pero, ¿cómo van a llamarlo, si no confían en él? ¿Y cómo van a confiar en él, si nada saben de él? ¿Y cómo van a saberlo, si nadie les habla acerca del Señor Jesucristo?

Es nuestro deber el involucrarnos con la tarea de anunciar a otros el camino de salvación del cual nosotros disfrutamos hoy.

Jesús dijo: Joh 17:18 RV60  Como tú me enviaste al mundo,  así yo los he enviado al mundo.

Él había venido a cumplir una misión y, aunque fue difícil beber de aquella copa, cumplió su objetivo. Él también nos ha enviado al mundo con una misión y aunque nos sea difícil espera el que nos esforcemos en cumplirla. Mat 28:19-20 BLS  Ustedes vayan y hagan más discípulos míos en todos los países de la tierra. Bautícenlos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.  (20)  Enséñenles a obedecer todo lo que yo les he enseñado. Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo.

El propósito de estas palabras es el de inquietarte a que compartas con otros acerca de Jesús. Se que no es tarea fácil pero a lo menos puedes orar pidiendo ayuda para cumplir con este propósito para el cual fuiste llamado.

2Co 5:17 BLS  Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva. Y todo esto viene de Dios. Antes éramos sus enemigos, pero ahora, por medio de Cristo, hemos llegado a ser sus amigos, y nos ha encargado que anunciemos a todo el mundo esta buena noticia: Por medio de Cristo, Dios perdona los pecados y hace las paces con todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.